23.11.07

¿Tu no? ¿Jamás? ¿Por nada? ¿Por nadie?

¿Nunca has sentido eso? ¿Seguro? ¿Nunca has sentido esa caricia que suele estampar la brisa en tu rostro, en plena tarde de sol, en plena noche de lluvia?

¿Realmente jamás la has sentido? ¿Esa presencia interna que nos acompaña adonde quiera que vamos y en lo que sea que hagamos?

¿No pararías tu rumbo en el medio del camino? ¿Por nada? ¿Ni siquiera por el simple hecho de admirar el dónde estás parado, lo que ha quedado atrás, lo que has dejado y lo que falta por venir?

¿No has hecho eso por nadie? ¿Eso para lo que pensaste no tener el valor o el coraje suficiente?

¿Seguro?
¿Tu no? ¿Jamás? ¿Por nada? ¿Por nadie?

Pues te tengo una noticia: ¡Es la hora!

La hora de sentir las cosas que trae el mundo para nosotros, lo que nos brinda, lo que nos ofrece sin pedir nada a cambio. Eso que está aquí sin hablar. Para ti. Para mí. Para todos. Hoy. Mañana. Cualquier día o cualquier noche. Sin que importe el lugar o el momento.

Es hora de sentirte a ti dentro de ti. De sentir a otro dentro de ti. De sentir a todos dentro de ti. Porque no se está solo. Porque siempre hay algo o alguien que nos acompaña.

Es hora de que te detengas. Sólo por un instante. Para la marcha de tu motor. Párate en el medio de tu propio camino y siente tu vida. Lo que has hecho de ella, lo que ella ha hecho de ti. Siente lo que dejaste, lo que tendrás. Siéntete con un poco más de vida. Con energía. Admira lo que has hecho y lo que aún queda por hacer. Eso que deseas y sueñas hacer.

Y si no has hecho nada por nadie, es hora de que tengas el valor. Es hora de que tomes una bocanada de aire, de que llenes tus pulmones, de que respires y, con coraje y aplomo, hagas eso que ni tú mismo esperas hacer.

¿Que si estoy segura? Claro que si. Completamente. Nunca he estado tan segura.

Yo si. Muchas veces. Por sentirme más viva y creer más en mí. Por los que importan: ustedes, tú.


La niña del bigote

2 comentarios:

hijo dijo...

finísimo, pero... cómo hago con mi cobardísimo ser? lanzarme a la pileta por primera vez es cosa fácil, lo dificil es comenzar a nadar sin atropellarnos de miedo. necesito un tutorial!

vida, te... ya tú sabes.

*.+.*Mari*.+.* dijo...

Alentador, pero me dolió...

Me encanta tu faceta sentimental mi bigotuda =)