25.3.07

Desratización taxística...

Caracas acostumbra ser una ciudad absorbente y, en muchos sentidos, funciona como los acostumbradores que nos ponen a las niñas para no sentir la transición hacia el Bra.


¿Qué demonios quiero decir con esto? Creo que a ninguna mujer le encanta un bra por su comodidad, mucho menos le gusta tener que usarlo todos los días. Bueno, igual sucede con esta gran urbe. Podrías pasar miles de millones de horas quejándote y haciendo catarsis sobre lo que detestas de ella, sin embargo, llega un momento en que te acostumbras tanto a la situación que, después, cuando hay un ligero cambio, puedes extrañar su estado "normal" y ¿natural?

¿A qué viene todo esto? A que detesto los taxistas. A esos que comúnmente conocíamos como los "patas blancas" (pero a quienes prefiero llamar ratas blancas, aunque ahora se tiñen de mil y un colores). ¿Por qué los odio? Muy sencillo. Porque son una PESTE. Si hay infracciones conocidas, ellos las cometen una tras otra como siguiendo un manual de estilo, y sino, tienen la inmensa creatividad de inventarse faltas nuevas para ponerlas inmediatamente en práctica.

Y es que aquí, en vez de aplicar procesos de desratización solamente en Sabana Grande, deberían aplicar los mismo en el resto de la ciudad para acabar con esta plaga.

Se comen la luz, te pisan si no corres, le lanzan el carro a todo el mundo, y si por casualidad se te ocurre soltar un cornetazo, tienen las santas pelotas de molestarse e insultar a tu generación completa, y si eres una persona con muy mala suerte, son capaces de bajarse ellos de su carro, bajarte a tí de tu carro, y dejarte estampado en el asfalto cual barajita de Panini.

Es cierto que no todos son así, y que uno depende de ellos en muchas oportunidades. Yo dependo de ellos, pero mi vida también depende de ellos, igual mi estrés, mis canas, etc.

¿Será que en realidad sacan la licencia de una caja de ACE? o ¿es que simplemente es más divertido jugar la versión citadina en 3D de los juegos virtuales en donde por pisar gente, chocar carros, y llevarte todo por el medio, te dan puntos extra?

¿No es suficiente ya? Entre camioneticas, taxis, motorixados, mototaxistas, peatones imprudentes, patineteros, ciclistas, monopatineteros, vendedores, y disculpen todo lo que se me pueda quedar por fuera, la lista crece y crece, peor que la del Plan Venezuela Móvil.

¿Es muy difícil tratar de comportarse como gente y ser buen ciudadano? A veces quisiera que la cuidad fuese como un gran Godzilla, y se tragara a todos los animales que viven y caminan por aquí, para luego vomitarlos quizás en el Limbo.

En todo caso sería un proceso de "desratización" bastante eficiente y con mayor alcance.

La niña del bigote

1 comentario:

Alberto Cado dijo...

Saludos señoritas (no pongo su condición social de queteco... porque cada vez que lo hago se me acalambran los dedos),

CON AMOR A MIS QUERIDOS TAXISTAS

Dado que Caracas es una ciudad con mucha densidad de población y que además sabemos que los taxistas se reproducen como las ratas que son la solución propongo esta solución,

1.- Correr el rumor que un día X a las Y horas llega un avión lleno de empresarios importante de algún país que ellos no conozcan y que suena a "riallll"

2.- Como se sabe que las ratas no aguantan una trampa para caer, probablemente corran todos al aeropuerto en manada, lo que en conjunto a su forma de manejar acarreará que más de uno se es'madre bajando la trocha (hay que informar bien a las personas de bien que tomen la carretera vieja, de manera que se forme cola y asi los forajidos del INTTT tomarán la trocha).

3.- Los que sobrevivan y lleguen al aeropuerto serán de nuevo atraidos por un cartel que diga "Empresarios por aqui", de manera que las ratas traten de saciar sus ancias de propina y se bajen a cargarles las maletas.

4.- Finalmente, algún voluntario (me propongo a mi mismo como primer voluntario) deberá ir asesinando de maneria lenta y dolorosa a cada uno de estos hijos de la chingada, se me ocurre que al puyarle las uñas con alfileres se puedan desangrar hasta morir, pero como estamos en democracia, se aceptan sugerencias.

Me despido de tod@s ustedes, esperando que todo esto se convierta en realidad y logremos ser la Venezuela LIBRE DE TAXISTAS que tanto soñó Bolivar...

P.D. 1: Para las personas que usen este medio de transporte, no hay que alarmarse, al disminuir la población de ratas, disminuye el tráfico, lo que va a hacer que los autobuseros tengan que pelearse por los pasajeros y por lo tanto tendran que mejorar sus unidades.

P.D. 2: Autobuseros, voy con ustedes después, hijos de la gran ****

Salut!