1.1.08

En busca de algo, en busca de nada

Te . Y eras mucho mayor. Las arrugas invadían tu cara, tus manos, tu cuerpo. Tenías el cabello blanco, como la nieve de todos esos inviernos que viste pasar frente a . Tenías los ojos hermosos. Multicolores. Llenos de vida, de sabiduría, de conocimientos.

Ibas absorto en tus propios pensamientos y, a ratos, hablabas solo, para contigo mismo. Y te murmurabas un secreto y veías a todos lados como si esperaras algo, alguien, por venir.

Tus manos se aferraban a un asidero, con fuerza y sutileza al mismo tiempo. Lo sujetabas como si se tratase de un sueño turbulento o de algo invaluable que no querías perder. Y, de nuevo, murmurabas algo y veías alrededor, en busca de algo, en busca de nada.

Ibas bien abrigado. Con tu ropita de invierno. Abrigado contra el frío de la calle. Abrigado contra algo más. Tu propio frío parecía haber quedado atrás. Ahora tu semblante era cálido, amable, cariñoso. Eras un pan. Y quise que te quedaras así. Por un momento quise conocerte así. Y tu ternura me hizo sonreír. Si. Varias veces. Me hizo adorarte mentalmente mientras estabas sentado frente a mí. Allí tan cerca. E imagine tu historia y recreé paisajes y narraciones espectaculares donde sólo tú podías ser el protagonista. Donde tus ojos eran una brújula.

Y luego recordé que no eras tú. Era otro cuya cara podría ser la tuya cuando envejezcas. Pero no eras tú. No era tu esencia. Igual lo seguí adorando, igual seguí creando fábulas e historias asombrosas, porque me recordó a por unos instantes y fue como si te hubiese visto, como si hubieses llegado a mí. Con más años, pero con una presencia inconfundible. Con unos ojos llenos de lo que quiero tener, de lo que quiero que me ofrezcan.

Y bajaste en la estación.

Quizás en busca de algo, en busca de nada.



La niña del bigote


1 comentario:

Alberto Cado dijo...

Leyendo esto me hiciste pensar en lo que se tiene y no se aprecia.

Veo que tu viaje te ha llevado a sitios donde la mente y el cuerpo no van de la mano.

Me alegro que hayas llegado tan lejos y que lo compartas con el mundo en tu blog...

Salut!