17.10.07

Divagando sobre la raza humana # 15 - De los ineptos que hay aquí

Estoy aquí sentada frente a la pantalla, con las piernas cruzadas, al igual que mi vida, porque no sé qué hacer. Me siento total y absolutamente perdida.

Para ubicarlos un poco, debo retroceder algo de tiempo. En julio, exactamente el 31, decidí renunciar a mi trabajo para dedicarme en exclusiva a mi tesis, porque de lo contrario no la iba a terminar jamás.

Mi monografía está lista desde hace ya un mes. Aún así, los últimos días, la he revisado una y otra vez en busca de errores y comas mal puestas. Pero ya no es una coma la que me atormenta. No. Es la ineficiencia humana lo que me tiene molesta.

Estoy cansada, agotada por todos los caracteres que he escrito hasta el momento, sin aliento por todas las entrevistas que tuve que hacer, fastidiada de todas las carreras que he tenido que pegar. Y para nada.

Hoy me dice el diseñador del libro (mi tesis es un libro) que no tiene aún ni la mitad. Y yo tenía que entregar el lunes a más tardar. Ya es oficial. No entro al acto de enero.

Lo que me tiene molesta es que no se trata de que yo no hiciera mi parte o de que aún me falte la mitad de la monografía. No. Es la ineficiencia de otro. Ese es el problema. No me gradúo por culpa de otro. De otro al que le vale madre si yo me gradúo o no. Porque no soy su amiga, ni su familia, ni su novia. No significa nada pues y por eso el compromiso es menos válido. Realmente no le importa si el no tener el libro listo significa que debo graduarme en julio.

Y es que eso me retrasa la vida entera. Todos mis planes. Todo lo que venía en camino. Lo que ya estaba hablado y dicho.

Ando arrecha señores, arrecha de que uno se tenga que encontrar con especímenes como éste por la calle. Arrecha de que todo se venga abajo en un sólo día. Arrecha porque no he sido yo la que ha fallado, sino otro. Ese otro que no toma su trabajo en serio, que no respeta compromisos, que da su palabra en vano, otro venezolano más que se une a la lista de "profesionales" a los que se les paga por dar excusas. Por eso es que no avanzamos.

¡Joder! cómo odio este día y todo lo que ha traído.

Perdón por las malas palabras, pero de alguna forma debía desahogarme.

La niña del bigote

2 comentarios:

DarkSun dijo...

Pero que arrecheraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa


Me dieron ganas de estrangular al tipo ese, de verdad que es una reverenda mierda! (me doy la libertad de decir groserías tambien para unirme a tu causa :) ). Pero tienes mucha razón en algo, las cosas tarde o temprano terminan aclarándose. Yo por suerte ya dejé esa espera de la tarde en el pasado y todo resultó de maravillas. Muchas gracias por tu apoyo :)

Te me cuidas niña! No existe posibilidad de que expliques la situación a algún agente encargado? Debería de haber gente más comprensiva que entienda en este caso tu mala suerte de haber caido en la dependencia de un completo inepto.


Que todo resulte para mejor. Estamos al habla :)


Gus

Nina dijo...

Niña, que terrible de verdad... que rabia.
Lo lamento mucho mucho. Puede ser que algo mejor te esté esperando y que todo esto tenga una razón ulterior y positiva y todas esas pajas tan new age que uno suele decir ante una pérdida o una tragedia personal, pero ahorita no tendrás cabeza sino para matar a ese desgraciado!!

Trata de respirar, un abrazote solidario,