9.8.07

HISTÉRICA

Soy una histérica. Sí. Lo acepto. No me importa lo que piensen, lo que crean o lo que quieran creer de mí. Me da totalmente igual. Parece que todo el mundo se pone de acuerdo para cometer la mayor cantidad de idioteces al mismo tiempo, y para colmo de todos los colmos, soy yo quien tiene que soportarlo. ¿Soportarlo? ¿Por qué? ¿Es mi responsabilidad tener que escuchar las sandeces que se le ocurren a aquellos que ganan más dinero que yo- y no por eso son más productivos? ¿Soy responsable de que el INTTT (Instituto Nacional de Transporte y Tránsito Terrestre) sea inepto y no controle a los motorizados? ¿Soy responsable de que la gente no tome conciencia y contamine cada día más?

Estoy llegando a considerar la terapia psicológica como opción. Nunca había sentido tanto resentimiento por algo, y mucho menos por varias cosas a la vez. Soy una prostituta durante ocho horas en el día. Vendo mis creencias por el cochino y necesario dinero. Trabajo en algo en lo que me siento totalmente incómoda y detesto tener que escribir mentiras que otro se traga tan fácilmente. Súper ecológico un rábano. ¿Cuánta destrucción podré soportar? ¿A cuántos animales tendré que ver morir mientras trabajo por un cochino sueldo? En momentos como éste es que pienso que Green Peace tiene razón y que por lo menos esa gente defiende lo que cree.



Estos días han sido bastante agitados. Además, todos han dejado en mí un sabor amargo a causa de otro “ser humano” (si es que así se le puede llamar). He llegado al punto de tener que escribir – aunque sea de este tema tan negativo- para ver si logro algo con mis instintos asesinos. Odio a los motorizados. Estoy más que segura que un mono con navajas es más seguro que ellos. Son la peor plaga, después de los cerdos que ensucian cualquier lugar que ven limpio (todos los motorizados se meten en ese saco). ¿Por qué tengo que esquivar a un descerebrado motorizado mientras cruzo la calle porque el quiere ahorrarse tres segundos en su miserable vida? ¿Por qué tengo que aguantar sus insultos, cuando soy yo quien tiene la razón? ¿Por qué?


Mis ideas están bien claras, aunque dudo mucho que este texto pueda entenderse. Es tanto lo que necesito decir que creo que ya me enredé y ustedes están peor que yo. Pero, creo que para resumir toda la idea debo decir que: ODIO A LOS QUE DESTRUYEN LA NATURALEZA Y DICEN QUE LE HACEN UN BIEN. DETESTO A LOS MOTORIZADOS Y A LOS QUE BOTAN BASURA EN LA CALLE PORQUE LES SOBRA EN SU CASA. ¿Se entiende?


Como me dijeron una vez: “El odio es un sentimiento de guerra”. Yo tengo ganas de darles guerra a todos estos animales con cédula que no entienden más allá de sus intereses.


P.D. Disculpen el sermón. Lo necesitaba…



flequillo

6 comentarios:

muvimeiquer dijo...

No te metas con los cerdos que te cae Puerco Araña!!!

La niña del bigote dijo...

jajaja...amiga...te entiendo!
No sabes cuánto...

Pero tranquila, ya pasará, lo prometo

Un besotón

Alberto Cado dijo...

Usted està brava?

Salut!

P.D.: Puerco Araña... JAJAJAJAJAJAJAJAJA

Andre@ dijo...

Tienes absolutamente toda la razón!!

Buen Blog!!

Saludos!!
Andre

pippërmint dijo...

Mmm... Creo que puedo hacer un bis de todo lo que acabas de decir. Anoche vi a un cerdo tirando un papel de chocolate en la grama de un centro comercial y me dio tantísima rabia... De los motorizados prefiero no decir nada porque este comentario puede convertirse en un post adicional y sobre la hipocresía laboral y demás temas similares, sabes mi postura.
Gracias por esta descarga, creo que todos la necesitábamos!
Un beso

Anónimo dijo...

hola he leido tus comentarios, de verdad que son TODOS LOS MOTORIZADOS unos infractores, no existe ni siquiera uno (1) que no infrinja la ley, que se crea propietario de la calle , yo cada vez que puedo le tranco el paso a esos excrementos a ver si se clavan contra las ruedas de una gandola,ya he logrado que choquen entre ellos jajaja (choque entre motorizados), he pensado hasta en rociar aceite entre los carros , clavos , varias cosas , de pana que me tienen arrecho.