27.8.07

Dependencia

para el pez que muere por la boca


El camino de regreso a casa desde mi trabajo es algo largo. Por eso, me da chance de pensar (quizás más de lo debido) en muchas cosas que normalmente no tomo en cuenta.

Hace poco (unos siete u ocho meses) alguien me decía que las relaciones amorosas dependientes son un fracaso total y que la vida basada en una persona tiene como resultado la soledad (sí, ésa que es bien chimba).

Luego de exponer esto quiero decir que mi explicación es bastante subjetiva y cargada de "fresquitos internos" y tiene como objetivo mostrar varias características que resultan "in-pelables" a la hora de verse inmerso en una relación amorosa dependiente y enfermiza.

Aquí vamos:


1. Tratas de compartir intereses con tu pareja para saber qué hace la mayoría del tiempo.
2. Cambias tus propios intereses por evitar que pierda interés en tí.
3. Cambias tu aspecto físico (cabello, perfume, ropa, peso, etc.) para llamar más su atención.
4. Cambias tu personalidad (es decir, que probablemente la que tienes es muy débil) para encajar con tu pareja.
5. Te conviertes en su fan número uno. Usas cualquier excusa para verle.
6. El resto del mundo te parece una basura, porque esa persona es más inteligente y brillante que el resto...

La lista podría ser infinita. En general interpretamos las cosas de forma errónea... como dice mi bellísima niña del bigote, "identificamos nuestras penas y dolores en las "desgracias" ajenas". Simple. Muy simple. Nos encanta ver qué hay de malo en el otro para pensar que nosotros no estamos tan mal.



Como dicen por ahí: por la boca muere el pez.
Y ya sé que te han pescado más de una vez.....




con amor




flequillo

2 comentarios:

Nina dijo...

Justo escribí hace poco que el pez muere con la boca lastimada y los ojos abiertos, para ver dónde se equivocó.
Pero fíjate que tus seis ítems son la descripción perfecta del enamoramiento, la mejor etapa de las relaciones enfermizas, hay que decirlo.
Pero, acaso hay algo más sabroso que estar enamorada?

Un abrazo!

La niña del bigote dijo...

Jajajajaja...no me he podido reir más con esto, tengo dolor de panza y todo...

Amiga sós lo máximo...porque hay más de uno (lo certifico) que cabe en esta descripción.

Creo que no se trata tanto de ver qué hay de malo en el otro para pensar que no estamos tan mal, en este caso creo que se buscan los defectos y las dependencias del otro para criticarlas y poder tapar con eso nuestras propias actitudes, porque cuando el otro lo hace está mal, pero cuando uno lo hace está perfecto. Simple y claro como eso.

Pero bue...Lo máximo amiga...
Te quiero muchíiiiiiisimo...