6.7.07

Pequeñas cosas que no sé cómo resolver

Esta mañana en mi recorrido diario por la red, me topé con un artículo de nuestra querida Pippërmint a modo de descarga de estrés, luego, páginas más adelante, me topé con unos tips, consejos, remedios de paciencia, o como quieran llamarlo, que fueron publicados en la Revista Eme de El Nacional.

La cosa no está en este pequeño detalle. No. La cosa está en que cada una de las "normas" para lidiar con alguien que nos tiene "verdes", me parecen tan sencillas que rayan en lo absurdo y en lo inútil. Decían exactamente lo siguiente:

"Para lidiar con una persona difícil y/o malhumorada"

1: No te tomes muy a pecho nada de lo que te diga (¿cómo demonios no te lo tomas a pecho cuando eres o estás susceptible? o peor aún ¿cómo no tomártelo a pecho si puede herir tu ego, tu orgullo o tu persona directamente, convirtiéndose ya en un insulto?)

2: Nunca le contestes sus afrontas. Cuando alguien está buscando pelea, lo peor que puedes hacerle es no pelear con ella (ajá...eso es como "poner la otra mejilla" y no, no es en absoluto bueno. Realmente lo peor que puedes hacerle es afrontar la situación y dejarle el cabello como carne molida después de una intensa pelea. Obviamente eso de "no pelear con ella" no es lo peor que puedes hacerle...sé creativo)

3: Trátala como a los demás. No permitas que ella note que le tienes miedo, que te intimida. Sé con ella justo como eres con el resto de las personas (Si claro, como si fuese así de fácil. Joder, eso de tratarla como a los demás es lo más difícil, si no lo tragas, no lo tragas y punto. No hay discusión ni argumento que valga. A menos que lo de ser hipócrita, digo... político, se te haga muy fácil)

4: No trates de cambiarla, esa persona es así y, a menos de que ella quiera cambiar, nada puedes hacer para que deje de ser así (Traducción: Si es una basura, seguirá siéndolo y seguirá apestando y dejando todo putrefacto a su paso, cual camión de Fospuca en plena autopista. La cosa es que lo apestoso fastidia, y cuando lo tienes muy cerca llega un punto en que no lo toleras más. No se trata de cambiarlo, se trata de verlo con cara de asco para que sepa cuánto apesta)

5: Sé feliz. El mejor remedio para el mal humor es la risa. Ríete y no permitas que esa persona ni nadie te haga perder la sonrisa (Áhhhh claro que yes...es tan pero tan fácil reirte cuando te estan jodiendo la vida...ríete como si fuera un chiste que te tengan más pisado que paso peatonal...claro, he ahí la fuente del éxito personal)

En fin... pequeñas cosas que no entiendo ni quiero entender. En papel todo es más bonito, sobretodo los pasos de cómo vivir mejor en un mundo imaginario en el que tu paciencia es infinita. Amigo, amiga sé como eres, no sigas consejos baratos. Si quieres ser feliz, bien por tí, si quieres estar amargado y cerrado como un candado bien también. La última palabra está en nuestra boca. Por un mundo libre de pisotones (y de remedios caseros que dejan mal sabor y más dolor de panza).

La niña del bigote

3 comentarios:

pippërmint dijo...

jajajajajajajaa, ay, mi niña, qué decir de esas locuras que escriben nuestros flamantes periodistas y psicoterapeutas de las revistas femeninas!!!
Creo que nunca seremos capaces de entender esa falta de realidad... Es como si vivieran en mundos distintos, donde la paciencia es la reina y donde realmente pueden dejar de tomarse las cosas a pecho. ¿Será que nunca les ha pasado nada que los ponga en una crisis tan grande como esta?
Jejeje, gracias por alegrarme el día
Beso graaande!
Buen finde :)

*.+.*Mari*.+.* dijo...

JAJAJAJA qué genial niña!!

En este momento de stress caótico que estoy pasando necesitaba leer un post así...

Y coincido contigo, la paciencia tiene un límite y no todo es rosado pastel... Por eso mi color es el magenta jajaja ;)

Besos!(K)

Paperback Writer dijo...

Jajajajajajaja...Genial..