8.5.07

Divagando sobre la raza humana # 6 - De cuando abres los ojos

En estas últimas semanas he abierto los ojos un poco más. Sin embargo, no me gusta para nada lo que veo. Hay dos cosas que me tienen al borde del colapso: que las mujeres sean cada vez más "cocosecos" (definición de mi querida Flequillo) e interesadas y que haya tantos viejos verdes rondando por el mundo. Y una tercera, mucho peor, la unión de las dos anteriores.


Resulta que todo me molesta porque está demasiado cerca de mí y, lamentablemente, la basura a caer salpica.

Todo comenzó porque tres personas a las que tenía mucho cariño y aprecio, y por qué no: admiración, han caído estrepitosamente de sus altares. Es decir, la han embarrado, y han metido la pata hasta el fondo del subsuelo.

Tengo dos "amigas", que, a simple vista, son lo máximo. Son de esas que hablan hasta por los codos, que todo lo preguntan, que hablan con todos, etc. Todo un personaje cada una de ellas. Pero más cocosecos que nadie, pues en el fondo son tan vacías como un pozo sin agua. Le caen bien a todo el mundo, y por eso se creen más que nadie. No saben nada de nada, pero van repitiendo lo que oyen en la calle, como si fueran loros que aprenden a decir tres frases y de allí no salen. Pero todos las adoran. Son la sensación del momento. Que qué bellas son, que son súper simpáticas, en fín... para mi se han convertido en seres realmente detestables (Que estoy siendo envidiosa, si, puede ser, piensen lo que quieran).

El otro caso es un hombre al que admiraba por kilos y toneladas. Era mi héroe. Pero la caída fue mundial. Es un VIEJO VERDE al cuadrado. Obviamente anda con una "tipita" que podría ser su hija, que le está succionando hasta el alma (sin que él se de cuenta, por supuesto), que es mucho menos mujer de lo que él tenía antes, que es una trepadora, que se ve "tierrita", etcéteras al infinito. Realmente me dan ganas de vomitar cada vez que me hago un paisaje de esto. Me da asco.

Lo peor de todo es que es gente muy allegada a mí. Me da lástima darme cuenta de que son así. Tan básicos. Tan comunes y corrientes. Tan asquerosamente adaptados a esta sucia sociedad.

Me da de todo pensar que pueden caer tan bajo sin importarles ni medio y sin darse cuenta de ello. Me da rabia saber que en algún momento llegué a admirarlos por pensar que eran diferentes. Me da dolor saber que cada vez soy menos selectiva con mis amistades. Me estresa darme cuenta, de que aún siendo tan amargada y menopáusica como lo soy, me he equivocado en grande con la gente que me rodea.

Y es que yo no quiero estar rodeada por esta clase de animales.

La niña del bigote

8 comentarios:

Manto dijo...

Ni te imaginas lo que ví hoy...
Resulta que mi tío, que insiste en darse golpes de pecho porque su esposa quiere de pararse de él y llora lágrimas de cocodrilo por su hija, sale con una niñita de 20 años.
Es decir, 40 y 20, pues.. Pero él argumenta que toda la historia es producto de chismes laborales que destruyeron su hermosa relación de 1000 años.
Hoy llegaron juntos al trabajo. Eran las 6:50am. Ella pasó primero y luego entró él. Ambos contentos, sonreídos.
¿Hasta dónde puede llegar el caradurismo?
Entonces, ¿quién puede creer el teatro masculino?

Muvimeiquer dijo...

Un gay??

Manto dijo...

Más bien metrosexual, en serio. No es gay, es un BÍGAMO, léase bien, BÍGAMO!!!!
Qué descaro!

Muvimeiquer dijo...

Los metrosexuales no seriamente son bígamos... y OJO, no lo digo por mí!! Insisto, NO SOY METROSEXUAL!!

Cindy, todos te queremos!!!
Loviu Manto!

Nina dijo...

Lo peor es que uno no sólo se equivoca, sino que les agarra cariño...

Alberto Cado dijo...

Saludos a todas,

En vista de la revolución de hormonas que se ha suscitado en este blog, me veo en la obligación de ser la representación de ASOMACHO con sede en el blog del quetecotopereque. Si bien es cierto que la niña del bigote nos puso un ejemplo de un perfecto pendejo, eso no quiere decir que todos los hombres tengamos el gen que nos obliga a cambiar una de 40 por 2 de 20 (como parece ser el caso que conoce manto), en la realidad creo que habemos muchos hombres que preferimos mujeres en nuestro mismo rango de edad e incluso hay quienes pasan noches de desvelo rogando que llegue una señora tuning que lo lleve al cielo y lo devuelva. Esto no quiere decir que no hayan viejos verdes, ¡claro que los hay!, si hay guevones en cada 10 metros cuadrado en Caracas, no es muy difícil que hayan viejos verdes.

Conclusión niñas, recuerden que solo en las comiquitas y en casi todas las películas americanas es que están los héroes, en la vida real solo hay gente excepcional.

P.D.: Muvimeiquer, en la próxima reunión de ASOMACHO hablaremos sobre las insinuaciones los indicios de metrosexualismo que hay en tu post.

flequillo dijo...

jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjaajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajajaajajjajajajajajajajjaaaaaaa

hijo dijo...

doble jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjaajajajajajajajajajajajajajajajajajajj