19.3.08

Sujetos. Acciones

La ilusión se fue. Hace rato.
Empacó sus maletas y, al salir, dejó la puerta abierta.

La resignación es ahora la nueva inquilina. Un poco torpe, desgarbada y vacilante al andar, pero firme en su decisión de quedarse.

La tristeza, que es la dueña de la casa, se hace sentir más que nunca. En señal de orden y disciplina, mueve todos y cada uno de los hilos. Es fría, altanera y un tanto pretenciosa. Justo como es su pareja: el orgullo.

La pasión está arriba, tirada en una cama mientras piensa en qué hacer con respecto a su destino. Está ahí, pero sabe que sin la ilusión, los días serán más largos y le será difícil soportarlo. Se debate entonces entre dos opciones, irse a vagar por los caminos o quedarse a la espera de que la ilusión haya pensado mejor las cosas y regrese renovada. Sin embargo, no cuenta con ésto último como una certeza, sino como un milagro.

Por los momentos la cosa va así. La casa está vacía y los ecos de cualquier movimiento se sienten mucho más. El aburrimiento hace entradas triunfales todas las tardes y toma el café con resignación hasta bien entrada la noche.

Las horas pasan lentamente, pero el agetreo es incesante y palpable. El cansancio es el señor que llega todas las noches con los músculos agarrotados y las manos resecas. Se ducha y entra en su cuarto improvisado para acostarse a dormir, sabiendo que, al día siguiente, la rutina podría ser igual o peor. No obstante, sabe con seguridad que, al oscurecer, su lugar de llegada será el mismo.

Porque lo único cierto es que la ilusión se fue. Hace rato.



La niña del bigote

4 comentarios:

hijo dijo...

ok, ya bastó! ya estoy harto de ver cómo dos de las personas q más queiro en en la vida no usen el corazón más que para lamentos y pesimismos.
no me malentiendan, el menos comeflor es quien escribe estas líneas. no les diré q la vida es bella y que el sol sale para todos, porque la verdad es otra. pero coño...el pasado es pisado cuando el recuerdo ensombrece el futuro...

ya bastó! me revienta! si lo que toca es ver discovery kids con uds, o lanzarnos un maratón de los ositos cariñosos, plomo! pero su alegría, que es la mía, no se trajeará de luto.

las amo, pero no se equivoquen. cuando se trata de las sonrisas que alegran la mía, soy implacable e intransigente como el bigote de charles bronson. ya bastó.

Paperback Writer dijo...

No se me había ocurrido, pero, ¿no has considerado escribir canciones? Tus letras serían las mejores.
Aunque no canto ni bingo, de repente un día de estos me robo unas de tus frases y les pongo musiquita...
Claro..si me gano algo en el festival de la orquídea te colocaré en los créditos...

Nina dijo...

Coincido con Hijo en que uno realmente se da cuenta cuánto quiere a alguien porque su dolor es de uno. Además, da rabia saber que sufren y no poder hacer nada.
Así como el cuento del vinagre para repeler, hay varias recetas para subir el ánimo. Luego te las doy por messenger pero mi favorita es:
Un vaso con hielo, ron y coca cola acompañada de tus amig@s.
Ojo: no intentar sin el último ingrediente que es el más importante.

Un gran gran abrazo!!

flequillo dijo...

heyy!!!!! yo estoy tranquilita haciendo mi tesis....
no me regañen que ando animada (EN SERIO)

los amo!!


=D