10.10.07

Mi pasatiempo favorito

Una de mis grandes virtudes, al menos yo la cuento entre ellas, es mi capacidad de abstracción, la cual algunos podrían calificar como procesos mentales de ocio o momentos X en la vida. Para mí, es lo máximo.

Verán, he desarrollado la habilidad de aislarme mentalmente de todo lo que me rodea en el momento en que deseo hacerlo. Si una conversación me fastidia, sigo mirando a mi interlocutor con cara de "Oh, qué interesante", pero mentalmente estoy parada en cualquier otra ciudad del mundo haciendo algo muy diferente o pensando en cualquier otra cosa, como por ejemplo, la historia que me contó menganito días atrás y que aún me tiene asombrada, el parecido de sutanito con fulanito, el número de bebés que podrían estar naciendo en otras partes del mundo en ese preciso instante o la cantidad de personas que pueden estar en lo mismo que yo en el exacto momento en que yo estoy pensando esa cantidad de estupideces.

Para muchos, eso es "pensar demasiado", pero como me gusta justificarme, creo que es mejor pensar demasiado que pensar muy poco. Aunque en realidad, en estos casos, no se trata de pensar sino de imaginarse en otros escenarios.

Otro ejemplo: cuando veo una pareja linda en la calle, no los acostumbrados y rancios corronchos que parecen chupones destapa-cañerías, me gusta imaginarme a mí misma en esa situación, me gusta imaginar que tengo otra vida que hace cosas completamente diferentes a las que yo hago, algo así como besar a un completo extraño sólo porque me dio la real gana o sentarme a hablar, en el medio de la nada, con alguien que no conozco. Creo que, en cierta forma, trato de buscar un alter ego en otra persona totalmente extraña y con una vida por demás ajena a la mía. No sé por qué, simplemente me gusta hacerlo.

Abstraerme es entonces mi pasatiempo favorito, nunca me aburro de hacerlo y, cuando estoy fastidiada, es una actividad divertida, fácil, ecológica y económica, porque sólo requiere de mi imaginación y de estar sentada para no caerme. Además, es algo que me ha salvado la vida en clases absolutamente inútiles y fastidiosas, en los momentos en que la gente de alrededor apesta, cuando los temas de conversación se acaban o cuando los demás hablan de algo que no entiendo o de gente que no conozco, cuando hay mucha gente alrededor para criticar mentalmente (por eso de ser mango bajito), en fin, cuando el momento requiere de algo diferente.

Quizás es una perdedera de tiempo porque imagino cosas en vez de hacerlas, pero es que no tengo un espíritu aventurero tan arriesgado y prefiero usar mi cabeza, así sea para cosas tontas de este tipo. Después de todo, soñar no cuesta nada e imaginar menos que menos.

Se trata de disfrutar los placeres tontos y simples de la vida y, para mí, la sencillez de esto, es lo mejor.

La niña del bigote

3 comentarios:

Renifer dijo...

He agregado tu link en mi blog Bigotini!

Alberto Cado dijo...

Conque eso es lo que tu haces cuando te hablo...!

Yo sabia que aburría pero no sabia que era tanto como para hacerte tener una experiencia extra-corporal.

Lo tendré en cuenta para la próxima...

Salut!

apux dijo...

sim me dice que tambien tengo una capacidad de abstraccion barbara.

no es mi pasatiempo, pero deberia de empezar a hacerlo :)

nos vemos y no leemos