7.3.07

Divagando sobre la raza humana # 2

A tí mi querido(a) amigo(a),
aunque al final no seas nada

Me gusta creer que la gente no hace daño porque quiere, sino porque no se da cuenta de lo que hace, por descuido, por despiste, o por cualquier otra razón. Nunca me ha gustado pensar mal de la gente. Va en contra de mis principios. Si bien me gusta criticar a todo el que me pase por enfrente, y armar problemones cuando lo considero necesario, no me gusta pensar que la gente tiene el gen de hacer mal a otros por gusto o por decisión.

Entre las personas hay códigos, de conducta, de comportamiento, de pensamiento, etc. Y entre los amigos hay más códigos aún; códigos que deben ser respetados con la máxima responsabilidad, a sabiendas de que un simple desliz puede provocar el peor de los derrumbes. El “amigo(a)” que quebranta alguno de estos códigos, difícilmente puede ser considerado(a) una persona de confianza.

Es cierto que todos cometemos errores (algunos de mis errores han sido garrafales, porque cuando la h(c)ago, la h(c)ago en grande), sin embargo, el que viola los códigos del respeto y los códigos entre amigos, por el solo hecho de violarlos, sentirse superior, o por “pasar el rato” y "hacer algo diferente", está muy errado en la vida.

Y es que vaya que he estado equivocada: la gente si puede venir con el gen defectuoso, con esa capacidad de hacerle daño al otro, por decisión y por gusto. Y no sólo se trata del gen defectuoso, sino también de un gen que hace que no te importe hacerle mal a otro, y que lo veas como algo "normal". Eso es aún PEOR.

Estoy literalmente enferma, porque como mujer, ya no puedo que decir que solo los hombres son una basura. No. Ahora puedo decir que los animales que llamamos “gente”, en realidad no lo son, son más BASURA, y de la más apestosa.

Me siento muy bien tratando de salirme del montón, tratando de que la apestocidad y la ranciedad no se me peguen, porque me siento más que bien siendo moralista, y porque quiero creer en que todos somos diferentes a esos animales irracionales que veo a cada rato. El problema radica principalmente en que ahora, ahoritica, solo puedo llamar GENTE a muy pocos animales de los que me rodean.


La niña del bigote

3 comentarios:

Nina dijo...

Hay un placer equivocado en el hecho de hacer sentir mal a otro. Una relación de poder mal llevada. Un sentimiento de seguridad y superioridad más falso que un billete de quince.

Troublesome dijo...

Holaaaaaaaaaaa (gracias por tu comentario en lo que escribí por cierto).


Bueno, yendo a lo que acabas de escribir acá. Yo estoy muy de acuerdo. Salvo que creo, hay un pequeño error de apreciación en algo que corresponde al generalizar de por qué la gente hace esas cosas que hacen daños a otros. Creo que muchas veces no es tanto el hacer daño al otro, sino que hacer las cosas pensando solo en uno mismo (es decir, personas con cierta cuota de egoísmo)

Creo que ese es el problema de fondo, si miras a la mayor parte de la gente que termina pasando encima de otros, es por simple egoismo. Generalmente la forma más fácil de lograr las cosas es aplastando a otros.
Esto por supuesto no suena muy bien, y si yo fuese a catalogarme entre algún grupo , sin lugar a dudas me catalogaría como un depredador. Entiendo que eventualmente uno va a pasar encima de otro, aunque eso no signifique que uno lo haga voluntariamente.
Sin embargo creo que es muy dificil lograr éxito sin pasar encima de alguien más (generalmente sin que uno se de cuenta).

Por suerte no creo estar en ese grupo que hace mal porque si, es más, yo creo que muchas veces intento hacer el bien , pero muchas veces esos genes de depredador nos traicionan.


Un beso :)

La niña del bigote dijo...

A ver...
Estoy de acuerdo con que en muchas oportunidades hay que ser egoista; estoy también de acuerdo en que muchas veces es necesario convertirse en un depredador; mucho más de acuerdo aún cuando troublesome dice que en el camino al exito hay que pasar muchas veces (sabiéndolo o no) por encima de otros, o simplemente dejando a gente de lado, o atrás en el camino.

Mi texto y mi ira, van dirigidos básicamente a aquellos que hacen el mal solo por hacerlo, y que después cubren lo que hacen tras excusas tontas como "no es importante" o "lo hice por hacer algo". Con eso NO estoy de acuerdo.

Y en caso de que vayas a hacer mal por el simple hecho de "hacer algo", al menos ten la decencia de no hacerlo a alguien que se supone "te interesa", o a quien le tienes un poco de aprecio.

Y sin ir más lejos, no se trata de mal, se trata de acciones que abren brechas en el respeto hacia los códigos entre personas, entre amigos, entre familia, entre lo que sea. Hay, o debería haber, una línea, asi sea imaginaria, o a modo de rayuela, que delimite lo que es "permitido" y lo que no, cuando tu comportamiento afecta a un otro cercano, a un otro que debería importante. Entre amigos hay muchas cosas que no se permiten: son Códigos. A eso me refiero.

A eso se refiere este texto. Pero hey! al menos hay feed back, eso es lo importante. Y al fin y al cabo, son lecciones de vida que te hacen ser más selectivo.